El beso

Beso tus pies para ser derrotado

por tu mundo, prisionero

y entregado a él.

 

Beso tu boca como río de lava

hacia ti sediento,

agrietado por la espera.

 

Y en tu vientre encuentro

el tibio reposo del agua

que el beso inunda,

y yo me ahogo para regarte.